Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

lunes, agosto 14, 2017

'Youtubers' contra la ciencia: del 'tierraplanismo' a la 'holorrealidad', la conspiración se afianza en Internet




Algunos 'youtubers' afirman que la Tierra es plana. RockerHRO

Las teorías más rocambolescas encuentran en YouTube un caldo de cultivo perfecto



Por mucho que nunca se cumplan, las profecías no tienen fin. Da igual que sean totalmente irracionales y que no paren de fallar. Mientras sigamos vivos, habrá un agorero que hable de conspiraciones y de todo tipo de teorías que desafían el conocimiento científico. La excusa no importa: lo mismo vale el cambio de milenio, que el final de un calendario maya o la proximidad de un eclipse. Es precisamente el eclipse de sol previsto para el próximo lunes el que ha revolucionado a los conspiranoicos de Internet, el lugar en el que estas teorías encuentran su comunidad de fieles, y donde se prodigan los más variopintos predicadores.
La Red es un invento maravilloso que ha expandido el conocimiento a niveles nunca antes soñados. Pero la democratización total tiene su lado oscuro, y también prodiga la ignorancia, las falacias y teorías alternativas de dudoso encaje. De ahí que encontremos a quien desmiente el conocimiento acumulado desde hace milenios, y quien sigue a pies juntillas los postulados de un youtuber que, en el mismo vídeo, habla de dioses egipcios, cita la Biblia y, a la vez, niega a la NASA, porque no es una fuente fiable.
Sólo según estos teoremas, el terraplanismo, que está superado desde hace siglos, puede volver a resurgir en tiempos modernos con vídeos que raramente bajan de los 10 minutos y que consiguen un buen número de visitas. No hay que negar que detrás de estas investigaciones se esconden horas de dedicación en la que se buscan fuentes y pruebas que justifiquen esa supuesta verdad oculta que anuncian desvelarnos. Pero, ¿qué hay tras esos vídeos y quiénes son sus protagonistas?

Contra "la mentira más grande"

Leandro Galetto era entonces un niño que iba a catequesis y disfrutaba viendo, una y otra vez, E.T.. Pero de repente, algo cambió al detectar paralelismos entre la historia del alienígena de Spielberg y la vida de Jesús. Algo se iluminó en su cerebro y aquello fue el germen de una pasión. Al crecer, se percató de que otras religiones antiguas tenían también teorías que "explicaban" la llegada de seres desde el cielo, los famosos profetas, que viajaban en carros de fuego como Elías. Para él, el lema está claro: "Si nunca cuestionas tus creencias, jamás sabrás si crees en lo correcto".
Siguiendo ese dogma, Galetto acabó abriendo un canal de YouTube con un título pretencioso: Buscando el porque (SIC). Allí habla de sus obsesiones paranormales, que incluyen universos paralelos, vida extraterrestre, existencias pasadas, antiguos Dioses, el planeta Nibiru y todo lo que huela a conspiración. Un mejunje que puede parecer extraño, pero que hasta Hollywood -que muchas veces es considerado fuente fiable para los youtubers de la conspiración- ha utilizado en películas como Prometheus , de Ridley Scott.
Según cuenta Galetto a FCINCO, su intención no es tanto demostrar sino hacer pensar. Por eso, y aunque dice buscar las fuentes más confiables posibles, los postulados que encontramos en sus vídeos distan mucho de ser teorías sólidas, y son más bien ideas más propias de la ciencia ficción en las que se mezclan los dioses antiguos, el calendario maya y el planeta Nibiru, del que no se sabe nada pero que se ha convertido en un mito de Internet porque nos va a llevar a la verdad o al fin del mundo. Todavía no queda claro a cuál de las dos.
Eso sí, este youtuber no duda en rechazar frontalmente tanto a la NASA como al resto de Agencias Espaciales del mundo. Para él, sus propias teorías son la alternativa más plausible a "la mentira más grande".
A pesar de lo disparatado que puedan sonar sus postulados, el canal de Galetto ha ido incrementando el número de suscriptores en pocos meses, y algunos de sus vídeos que han alcanzado las 300.000 visualizaciones. El canal Buscando el porque (SIC) ha tenido, según su creador, una acogida "en su mayor parte muy buena", a pesar de los "trolls" que no están de acuerdo con sus ideas. Pero afirma no sentirse difamado y se muestra satisfecho de ver que cada vez son más los que "se están replanteando las cosas".

Buscando el "punto de fallo"

Para un buen conspiranoico , tener labia es imprescindible. No se convence a nadie de una teoría excéntrica sin un gran poder de persuasión. Así surgen personajes tan conocidos en el mundo friki de Internet como José Alfonso Hernando . Desde Valdeande, una pequeña localidad de Burgos, graba todo tipo de vídeos. La experiencia del visionado es difícilmente olvidable. Da igual de qué vaya el vídeo.
Ya puede hablar de Macron, del Bitcoin, negar el cambio climático -según él, son aviones que nos fumigan-, de la "estafa" de la invasión musulmana del 711 o de teorías científicas a cada cuál más extraña. Lo mismo da, porque Hernando apabulla con su verborrea, tanto que es fácil perder el hilo de sus pensamientos.
El origen de la obsesión de este youtuber, según cuenta por email, se remonta a cuando descubrió "los símbolos grabados en piedra" en su pueblo. El problema surgió, según él, con el nulo interés por descifrar aquel lenguaje; quienes se interesaban sufrían "infinitas trabas", y aquello generó en él una idea de persecución.
Su primer vídeo -ya lleva más de 1.000- hablaba de la pirámide de Keops y la comparaba con una estación de satélites que informaba al espacio sobre la Tierra. La respuesta de Internet fue "muy mala", pero un pequeño porcentaje de usuarios le tomó en serio. Ese porcentaje ha ido incrementándose con el tiempo.
Actualmente, están suscritas más de 75.000 personas a su canal, y sus vídeos han llegado a alcanzar el medio millón de visitas. Hernando ha publicado incluso un libro, Teoría del todo i-fotónica, en el que expone que vivimos en un ordenador ifotónico, una idea similar a la que se plantea en Matrix, de nuevo un ejemplo del cine como fuente para la conspiranoia.
El método de investigación que describe Hernando es sorprendente, incluso para los parámetros de las teorías conspirativas. Uno no puede evitar sorprenderse ante afirmaciones como: "El término 'fuente fiable' es tabú en nuestros vídeos", porque con su uso "se ha conseguido ocultar la verdadera Historia e instalar un holocuento en la sociedad". Todos los hechos científicos ya contrastados "nos llevan al desastre, a la gran catástrofe, luego no deben de estar tan contrastados", afirma.
Sus vídeos son un cúmulo de teorías, a menudo entremezcladas entre ellas. Hernando afirma, sobre las distintas corrientes que maneja a su antojo, que "todas tienen parte de verdad, y de esas partes buscamos el punto común, el punto unificador." Sorprende que alguien sea capaz de unificar el creacionismo con la evolución.
Esa obsesión por encontrar lo que el llama "el punto de fallo" le lleva a una simplificación a menudo bastante burda. Él mismo afirma "no profundizar en los temas". Esto explica numerosas imprecisiones y algún que otro fallo grave, ya sea sobre el sistema sucesorio visigodo -menciona un sistema hereditario de padres e hijos que nunca existió-, o sobre sus explicaciones económicas -según él, no sabemos quién "fabrica" el dinero-, por poner dos simples ejemplos.

El regreso de las teorías antiguas

Internet ha impulsado en muchas ocasiones el "todo vale" y el "toda idea es buena" en su función democratizadora. Una de las consecuencias es la oleada de predicadores que dicen desvelar las verdades escondidas por la NASA, los illuminati, los reptilianos, los masones o cualquier otra organización acusada de ocultar la realidad. Uno de los escépticos más extremos es Oliver Ibañez. Su propósito: hacernos ver a todos que la Tierra es plana.
Pero Oliver es inasequible al desaliento, a las críticas y a que la ciencia no sostenga ninguna de sus teorías terraplanistas. Él no cesa de publicar vídeos intentando descreditar las pruebas, afirmando que las fotos de la NASA son falsas, creadas con CGI o Photoshop, o tratando de manipular con bsimplificaciones y falacias las teorías científicas para desacreditarlas.
Si la vida fuera como en sus vídeos, las famosas serían transexuales fabricadas por los illuminati, no existiría el espacio exterior y estaríamos encerrados en una cúpula, el mundo estaría delimitado por un muro que se encontraría en la Antártida...
Su frase favorita es que "lo que conoces en realidad no es lo que tú crees". Ese crees suele ir con mayúsculas, por cierto. Y lo que conoces no excluye a la Luna, a los meteoritos y a la mismísima gravedad, que Ibañez niega que exista. Según él, se inventaron esa teoría para paliar los "fallos" del modelo heliocéntrico. Porque si hay que refutar a Newton, se refuta.
FCINCO ha intentado ponerse en contacto con Oliver Ibañez. Aunque tras un primer intercambio de mensajes se mostraba dispuesto a hablar, las comunicaciones posteriores no han recibido respuesta. Hubiera sido interesante conocer la calidad de sus fuentes, que califican de "montajes" todo tipo de teorías y descubrimientos científicos. O conocer cómo se documenta para formular sus enrevesadas teorías. O saber si su libro Tierra Plana: La mayor conspiración de la historia es, como dice, un éxito de ventas.

¿Y qué dice la ciencia de todo esto?

Ante esta nueva ola de youtubers de la conspiración, ¿cómo debe reaccionar la ciencia, que es la primera damnificada? "Podemos hacer dos cosas: primero, ignorarlos y hacerles el vacío. Pero como divulgadores tenemos cierta responsabilidad contra la desinformación." Lo dice, al otro lado del teléfono, José Luis Crespo, conocido en Internet como Quantum Fracture. Es la otra cara de la moneda, un físico que tiene un canal de YouTube que ha alcanzado la friolera medio millón de suscriptores.
A Crespo le fastidia encontrarse comentarios terraplanistas y de otras corrientes y teorías que la ciencia ya ha refutado: "Me dedico a expandir el conocimiento riguroso, y puedo imaginarme que a una persona profana le pueda hacer dudar", dice.
Para Crespo, la expansión de estas teorías es "un problema muy grave". Una de las razones que se le ocurren para explicar el auge de estas ideas es la falta de un espíritu crítico. Para él, solo hay dos formas de estar seguros de hallar la verdad: ser un experto o creer a los expertos, ya que ellos son un argumento de autoridad.
Defiende Crespo que un científico deba tener la mente abierta a nuevas teorías, y que muchas de ellas no son intuitivas. Dice que la ciencia funciona así, planteando ideas que no son intuitivas y tratando de demostrarlas. Pero vuelve a recalcar la necesidad de que haya algo sólido detrás de las teorías, que haya experimentos y que estén basados en las matemáticas. "A las ideas exóticas hay que aproximarse con cuidado, con la mente abierta pero siempre con las evidencias y pruebas en la prueba, sin falacias".
Denuncia el físico que muchos de quienes defienden este tipo de teorías lo hacen "por pura ignorancia y no llegan a comprender siquiera las leyes de Newton. Niegan la gravedad y afirman teorías imposibles como la flotación. No saben lo suficiente de física".
El gran problema, para él, es que los argumentos de los conspiranoicos "son enrevesados y no se ajustan a la realidad. Se calculan y el resultado es erróneo. Para solucionar un problema de su modelo se encuentran con otros miles que vuelven a desajustar su idea".
En su canal, Crespo ha publicado varios vídeos que refutan las teorías terraplanistas. En ellos se remonta a pruebas que datan de la Grecia Clásica, como Eratóstenes y sus juegos de sombras, las observaciones de la curvatura al ver el horizonte o, la que él define como definitiva, la rotación de las estrellas que se puede experimentar de forma sencilla.
La ciencia ha sido la principal herramienta del ser humano para conseguir sobrevivir y alcanzar un gran nivel de vida. Es curioso que sea precisamente uno de los saberes más cuestionados por algunas personas en la época de mayor esplendor tecnológico. A pesar de los avances, de las numerosas evidencias presentadas, hay quién prefiere no aceptarlo y transformar todo lo que ve en creencia e intentar predicarla. Sin embargo, la respuesta está en la misma ciencia, ya que ella misma es la llave para desbloquear la ignorancia y las falacias.

http://www.elmundo.es/f5/comparte/2017/08/14/598d8deee2704ef07d8b4577.html